Como está el Mundo …


¿Por qué este título? Basta con leer cualquier periódico, o ver algún telediario, para entender el título, es decir, para ver cómo está el Mundo … Después del éxito de la escapada a Marruecos, como siempre, comencé a buscar vuelos baratos, destinos y hoteles, para la siguiente escapada; estábamos dudando entre un destino nacional, o acercarnos a Sicilia y/o Cerdeña; fue entonces, cuando me enteré de que iban a cerrar el Aeropuerto de Tràpani (pequeño aeropuerto, cerca de Palermo, utilizado por Ryanair); al principio, pensé que sería por obras en las pistas, en la terminal, o en las inmediaciones, pero no; la realidad era bien distinta: se cerraría al tráfico aéreo civil, por las operaciones militares debidas al conflicto en Libia (Gaddafi continua con sus ideas, las revueltas se suceden, y cada vez es necesario sacar a más ciudadanos del país, ya sea por Creta o por Sicilia). Normalmente, las muertes en Libia, ocupaban la mitad de cualquier telediario, pero hoy no; hoy ha sido diferente: los telediarios se han centrado casi exclusivamente en el reciente terremoto de Japón, de magnitud 9, y que además de las réplicas y maremotos asociados, podría traer consecuencias mucho más devastadoras.

Desde este pequeño y humilde espacio viajero, quiero expresar mi humilde pesar, sentimiento y solidaridad con los afectados en los conflictos y catástrofes naturales a las que el Mundo se tiene que enfrentar día a día; normalmente, las vemos lejos y lejanas, pero realmente, no sabemos cuándo nos podría tocar a nosotros.

Por fin, salimos hacia París …


Como habíamos previsto, todos los vuelos se han cancelado, excepto el nuestro; acertamos en la compra, al habernos dado cuenta de que ese avión llegaba desde Bruselas, y para nada dependía de España; así que, con un poco de suerte, en menos de tres horas estaremos en París. He podido comprobar que en España, la situación no mejora mucho, y el Ejército ha tenido que tomar el control de los aeropuertos; una situación bastante lamentable, en la que no puedo más que mostrar mi apoyo y ánimos a todos aquéllos que estáis dando vueltas por algún aeropuerto sin haber conseguido llegar a vuestro destino; sinceramente, lo siento. He de deciros también, que a la hora de quejaros, pensad que las compañías aéreas no tienen la culpa, e incluso me atrevería a decir, que ni los propios controladores, que han organizado este caos: con el presente Gobierno, Aena tiene una impresionante deuda que nunca ha tenido a lo largo de su historia; deuda que surge de las importantes inversiones en infraestructuras, que se han llevado a cabo por empresas amiguitas del susodicho Gobierno; por lo tanto, está más que claro, que si se le hace la vida imposible a los controladores aéreos, éstos liaran el caos necesario para distraer la atención del ciudadano, y que la realidad no se sepa bien … No sé, pero el caso, es que, como dice mi novia, juegan con las ilusiones de miles de personas; ilusiones que ningún plan político, indemnizaciones o promesas, van a devolver; parejas y familiares que habían ahorrado durante mucho tiempo para verse, y ahora, están separados en aeropuertos diferentes, dándoles ganancias a las compañías telefónicas; personas que volvían a sus puestos de trabajo, y tal y como andan las cosas, no es el momento más indicado para tener que dar explicaciones a los jefes …

Espero que todo recupere la normalidad pronto, y que no dejemos que la Red de Aeropuertos Españoles, caiga en manos de inversores extranjeros, deseosos de poseer éste tesoro, que es la mayor riqueza de nuestro país: el turismo. Suena radical e incluso catastrófico, pero realmente, es lo que ocurrirá si ésto continúa así … No os agobio más, que mi avión sale ya para París; hasta la vuelta.