La primera vez … y, espero que la última !!!


Ya sé que ahora debería estaros contando mis andanzas por Liverpool y Mánchester, pero no lo voy a hacer, más que nada, porque hemos perdido el avión; así de triste, a la vez que real; con el tiempo muy justito (como es costumbre en mí), me dirigí a las puertas C36-C45, de la Terminal 1 del Aeropuerto de Madrid Barajas, vamos, desde dónde siempre suelen salir los aviones de Ryanair a primera hora de la mañana … pero esas no eran nuestras puertas; las habían cambiado a la zona de puertas B; eso, sumado a los incidentes en los controles de seguridad, y la cola en los controles de pasaportes, hicieron que nos cerraran las puertas en las narices; literal; en las narices; le explicamos a la "amable" señorita que si nos dejaba pasar nos incorporaríamos rápidamente al final de la cola de viajeros que estábamos viendo al otro lado del cristal, pero su rotundo "NO", nos convenció de que no íbamos a entrar ni de coña; por si quedaba alguna duda, frases como "es mi aerolínea, y las normas las pongo yo", nos acabaron de convencer. Frustrados, a la vez que sorprendidos, nos dimos la vuelta, y empezamos a caminar lo suficientemente despacio como para que nos diera tiempo a ir recogiendo la moral, que estaba por los suelos !!!

Lo que iba a ser un viajecito de la ostia, con gente de puta madre, se convirtió en un salvaje fin de semana, lleno de copas y cervezas, que combinadas con todas las medicinas que estaba tomando, hicieron que me diera aún más cuenta de lo cojonuda que era esa gente, que como yo, no paraban de darle vueltas a la cara de la puta azafata que nos denegó la entrada. Nunca me había pasado nada similar; la verdad es que siempre hemos sabido controlar el tiempo bastante bien, aunque dicha anécdota nos hizo recordar la suerte que hemos tenido en algunas ocasiones, tales como convencer a un revisor en Bruselas para que el tren hacia París no se fuera delante de nuestros ojos; también, la ocasión en la que cogimos el avión en Polonia porque mi hermano se saltó los controles y enredó a las azafatas de Ryanair, mientras nosotros abríamos todas las mochilas ante la pausadísima mirada de los policías polacos; el vuelo a Girona, que cogimos por culpa de un retraso suyo; y así, un montón de ocasiones más … pero bueno, la suerte no siempre iba a estar de nuestro lado, y menos ahora, que desde que se empezaron a torcer las cosas con lo de Liverpool, llegué a convencerme de que había cierto mal de ojo, o al menos cierto gafe hacia tal viaje …

En fin … Ahora estoy peor que antes, malo en la cama, con mucha fiebre, dolores de todo, mareos, y demás síntomas propios de esta mortal combinación de sucesos fatales durante 48 horas. Además, el alcohol, ha borrado de mi mente ciertos recuerdos del Sábado noche; determinados recuerdos, que he de recuperar y analizar tranquilamente, debido a su seriedad, pero es que no tengo ni ganas de hablar con nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s