Me voy a Zúrich


Nuevamente, me voy a Suiza, ese maravilloso país en el que aún me quedan algunas asignaturas pendientes; en este caso, aprovecharé para ver la hermosa Zúrich y las cataratas del Rin, en Schaffhausen, cerca de la frontera alemana. Posteriormente, intentaremos llegar hasta Innsbruck, descubriendo de paso, el desconocido Liechtenstein. Terminaremos el viaje en territorio italiano, dónde veremos alguna que otra ciudad por la que aún no he tenido la suerte de pasar, y quién sabe, a lo mejor algún país más … Se trata de un viaje bastante complicado, por el reducido tiempo del que disponemos, por los elevados costes del transporte público, y por algunas incidencias tales como obras en determinados tramos ferroviarios, cierres de estaciones, retrasos de aviones, modificaciones de vuelos … Pero bueno, como siempre, intentaremos llevar a cabo este nuevo e interesante reto. Ya os contaré a la vuelta, aprovechando para narrar los relatos tanto de este viaje, como los del Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, colgar algunos vídeos, fotos, … Hasta pronto !!!

Última clase de la carrera …


Tras dejar al hermano de mi novia en el Aeropuerto para que se vuelva a Santiago de Compostela, y tomar algo, estoy haciendo las prácticas para entregar mañana, día en el que asistiré a la última clase de la interminable carrera. Por Mónaco (pronto publicaré el relato del viaje; ya está disponible la guía personalizada), todo de puta madre; éramos un equipo perfecto para un viaje perfecto, y así ha sido: ha salido todo genial, volviendo a conseguir callarle la puta boca todos los putos envidiosos … en fin … Lo dicho, que todo muy bien; ahora, en cuanto dentro de unas horas vaya a lo que será mi última clase de la carrera, me pondré manos a la obra con la siguiente escapada, que empezará en Suiza y terminará en San Marino y Bolonia (Italia); la verdad, es que está muy complicado porque cualquier desplazamiento en estos países, por pequeño que sea, resulta carísimo, y la economía no está muy bien, que digamos. Según vaya habiendo novedades, ya os iré contando …

Ya he vuelto de Mónaco … como siempre, impresionante


Ya he vuelto de mi breve escapada a Mónaco, que he realizado coincidiendo con la celebración del Gran Premio de Fórmula 1. La verdad, es que todo ha salido muy bien, aunque hubiera sido un viaje redondo, si al final de la carrera hubiéramos escuchado el himno español, pero no pudo ser así, y otra vez tuvimos que oír el británico, a favor de Button.

Entradas para el GP de Mónaco

Dado que en esas fechas, resultaba imposible volar a Niza directamente, nosotros aprovechamos una oferta de Ryanair, y comenzamos nuestra aventura en Bergamo, tras una salvaje noche de copas en Madrid; aprovechamos así, el avión para dormir y recuperarnos un poco, antes de la corta visita a esta singular ciudad italiana. La verdad, es que Bergamo no tiene mucho que ver, sobre todo cuando ya has visitado muchas otras ciudades italianas, pero aún así, no deja de tener su encanto; este encanto reside fundamentalmente en la parte elevada de la ciudad (Città Alta), dónde además del contraste paisajístico debido a la topografía, podemos disfrutar de las fortificaciones venecianas (tras la destrucción de la villa romana a manos de Atila), el Palacio Terci, la Capilla Colleoni, la Iglesia de Santa María la Mayor, varios palacios y algunos miradores. Se accede fácilmente en bus o en funicular (sale desde dónde te deja el bus que viene del aeropuerto).

Bergamo

Desde la estación, salen frecuentes trenes a Milán Central, desde donde nosotros tomaríamos otro tren a Niza; así, por poco más de 30 € (ofertas en www.trenitalia.it con antelación) conseguiríamos llegar a Mónaco o Niza, cuando el precio con Air France o Iberia no bajaba de los 700 €. Ya en Niza, aprovechamos para dar un pequeño paseo (no disponíamos de mucho tiempo, ya que el tren se paró en la frontera, y llegó con mucho retraso), y tomar algo para reponer fuerzas en la bella playa, de piedras, eso sí!!! Desde la estación hasta el famoso paseo marítimo (Promenade des Anglais), se extiende la zona moderna de la ciudad; al final de dicho paseo, y a ambos lados de una colina (cementerio y varios miradores) está el casco histórico y el pequeño puerto.

Playas de Niza

Llegada la hora indicada en nuestro planning, tomamos otro tren a Monte Carlo (alrededor de 3 €, comprándolo por Internet en la web de los ferrocarriles franceses: www.sncf.com). Pensábamos que iba a hacer mal tiempo o incluso llover (íbamos provistos de varios chubasqueros y plásticos), pero lo cierto es que hacía mucho tiempo que no pasaba tanto calor, así que habría que encontrar rápidamente un súper o un centro comercial abierto para comprar líquidos. Primero tomamos algunas fotos desde el Boulevard Rainier III (al salir de la estación) maravillados con el ingenio arquitectónico de la zona. Continuamos hacia el Oeste, para llegar al Club de Tenis de Mónaco, desde dónde también se tienen muy buenas vistas del Estadio de Fútbol Louis II; luego, haciendo uso de los múltiples ascensores públicos que hay repartidos por todo el Principado, bajamos hasta el Puerto de Fontvieille, dónde sabíamos que había un Carrefour y los precios no serían demasiado abusivos; así fue, y aprovechamos para comprar varios litros de agua, cervezas y bebidas energéticas.

Panorámica Estadio Louis II

  
 
Puerto de Fontvieille
 

Saciada nuestra sed, continuaríamos hacia la Condamine, y dado que en ese fin de semana todo está permitido, atajamos por los túneles que pasar por debajo del Palacio Principesco. Salimos directamente a la Curva de La Rascasse; impresionante el ambiente; nos quedamos un rato atontados con los cochecitos que por allí se lucían y recorrimos el trazado del circuito urbano, analizando los detalles de cada curva, subidas, bajadas, entrada al túnel, … Por fin, llegamos al Casino de Monte Carlo, y ya los Ferraris, nos parecía coches normalitos, en comparación con el poderío que allí se exhibía. Volvimos a bajar por el lado contrario, y nos quedamos hasta bien entrada la madrugada en los numerosos pubs improvisados en los alrededores del Puerto.

Casino de Monte Carlo

Casi amanecía, cuando llenos de cerveza decidimos que era buena hora para encontrar un sitio apropiado en el Sector Rocher, cenar algo y descansar (malamente, en pendiente), para mantenernos despiertos durante las carreras del día siguiente. Apenas dormí, y pude ver, como durante el espectáculo que resulta ver amanecer en Mónaco, los pubs daban paso a los coches de limpieza, y estos a su vez, a los coches de seguridad que inspeccionaban cada metro del circuito. Pronto se cerró el trazado del circuito al tráfico rodado normal, y pudimos ver como ya había cientos de personas a nuestro alrededor … pero aún quedaban muchas personas diseminadas por las calles de Mónaco, que afectadas por la cerveza, tarareaban algo parecido a un himno en sabe Dios qué idioma. Nosotros sólo pensábamos en que toda esa gente en algún sitio se tenía que meter, y efectivamente, ocurrió lo que nos temíamos: una avalancha humana se apoderó de todo el monte que constituye el sector Rocher … si levantabas un pié, ya había una cabeza; si quitabas una mochila, ya había un niño; si ibas al baño, en tu sitio había cuatro personas … Pero bueno, me lo pasé genial; muy buen rollo en todo momento, y sabía que al finalizar la carrera, podría dormir tranquilamente, primero en el próximo tren, y después en uno de los mejores hoteles que teníamos reservado en Marsella.

Amaneciendo en Mónaco (desde el Sector Rocher)

Las carreras, se celebraron con normalidad; impresiona mucho el rugir de los motores, la forma en la que se arriesgan los pilotos del GP2, y el ruído que se adueñó de todo el Principado cuando empezaron a correr los grandes de la Fórmula 1. Como ya he dicho antes, hubiera estado bien que ganase Alonso, pero no pudo ser; por lo menos puntuó, y no se salió ni tuvo que abandonar, ni nada de eso, que ya es difícil de por sí, en un circuito de estas características.

Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco

 

No éramos muy conscientes de la cantidad de gente que había, hasta que no finalizó el Gran Premio; todas las calles estaban inundadas por afluentes humanos que desembocaban en un gran río que se dirigía a la Estación de Tren. Nosotros esperamos un poco a que aquello se desalojara, y volvimos a recorrer algunos tramos del circuito, comprobando el desgaste de los neumáticos, las apuradas de algunos pilotos, … Finalmente, tras un breve descanso en los Jardines del Casino, nos dirigimos nosotros también a la estación, para tomar un tren a Marsella; lo malo, es que no pudimos coger el directo, sino que tuvimos que hacer escala en Niza, y ahí coger uno que iba a Luxemburgo, así que el miedo a pasarnos de estación, hizo que no durmiéramos ni un poco.

Parabólica (Casino de Monte Carlo)

Por fin, algo antes de las once de la noche, llegamos a la estación central de Marsella (Saint-Charles); aún teníamos fuerzas para recorrer un poco las calles principales, los alrededores del precioso Puerto Viejo, el Arco del Triunfo, subir a ducharnos, y bajar a tomar algo a los pocos bares que quedaban abiertos. Tras unas cuantas cervezas, subimos a la habitación a cenar, y a dormir algo menos de dos horas, para al día siguiente recorrer Marsella.

Viejo Puerto (Marsella)

Así, pues por la mañana muy temprano, nos acercamos al Estadio, a la Catedral, a los fuertes que dan entrada al Viejo Puerto, a la Basílica de Notre-Dame de la Garde, y vuelta a la Estación, desde dónde tomaríamos un bus al Aeropuerto de Marsella MP2, y vuelo (nuevamente, oferta con Ryanair) directo a Madrid.

Panorámica Marsella

Quizás fue en Madrid, dónde más empezamos a notar el cansancio acumulado; nos quedábamos dormidos en cualquier parte: en el Metro, comiendo, en el sofá, viendo la tele … Así que, decidimos poner fin a esta maravillosa escapada en el mismo bar que habíamos empezado hacía cuatro días; finalmente, acompañé al hermano de mi novia al Aeropuerto de Barajas (él debía tomar otro avión a Santiago de Compostela), y me quedé tomando algo con otro colega, comentando la jugada, y atreviéndome a pensar ya en futuras escapadas.

 

Me piro a Mónaco ….


Con una impresionante resaca de la noche y parte del día de hoy, nos vamos a Mónaco, parando antes en Niza; es uno de eso viajes, en los que quiero que los trayectos duren el mayor tiempo posible, para poder descansar un poco en trenes, buses y aviones, ya que lo voy a necesitar, pensando en la noche que nos espera en Mónaco, para pillar sitio y poder disfrutar del Gran Premio. Muy contrariamente a lo que muchos piensan, espero que me salga de puta madre, y venga con fuerzas, para intentar llevar a cabo mi próxima escapada por Suiza, Austria y más; gracias a los que me habéis ayudado, y sobre todo, gracias a esa persona tan especial, que una vez más me lo ha demostrado con creces en esta salvaje noche de fiesta; una noche en la que ha habido tiempo para todo, y pese a que no nos gusta hablar mal de nadie, han sido inevitables las comparaciones, y esas preguntas lanzadas al aire buscando los porqués del comportamiento de mucha gente … ¿será la envidia? ¿el miedo? ¿los comentarios de terceras personas que aún están más amargadas? No lo sabemos, y quizás nunca logremos saberlo, pero gracias a todos ellos conseguimos hacernos más fuertes y enérgicos para poder llevar a cabo todos nuestros planes, y al fin y al cabo, nuestra forma de ser y de vivir … Hasta la vuelta.

Todo listo para Mónaco …


Bueno, chicos, ya está todo listo para la escapada a Mónaco del próximo finde; sólo queda pagar un hotel, y rezar para que no llueva (aunque las previsiones apuntan a que sí; confiemos en las previsiones personalizadas del calvo de la Sexta). A la vuelta, ya os contaré mis aventuras por el Principado, así como Marsella y Niza; también publicaré la guía personalizada de dicho viaje, y os actualizaré cómo va la próxima escapada en la que pretendo recorrer un poco las fronteras alpinas desde Zúrich hasta San Marino, pasando por Innsbruck y Vaduz; contando con un presupuesto económico y temporal tan ajustado, es muy difícil ajustar todos los horarios de transportes entre las diferentes regiones que quiero visitar, pero yo creo que se puede hacer; ya os contaré …

Marruecos, Benidorm, Malta, … actualizado


Por fin, ya están disponibles las fotos, guías personalizadas, vídeos y relatos de los últimos viajes que he hecho (igual que digo siempre, espero que os sean de utilidad a la hora de planear algún viaje, o haceros una idea de cómo es la zona que váis a visitar). Ahora a seguir con Mónaco, sin dejar de prestarle atención a las últimas ofertas en compañías aéreas de bajo coste, que pueden condicionar alguna otra nueva escapada (ya os contaré …).

Novedades


Aquí sigo, recuperándome de mis achaques víricos en Madrid (sí, ya sé que es raro, pero no me he ido a ningún sitio en este Puente), mientras acabo de planear lo de Mónaco, y actualizo un poco el espacio con las historias de los últimos viajes. Con respecto a las futuras escapadas, está en cabeza Mónaco, con todo confirmado y casi planeado, seguida de Zurich, Vaduz y San Marino (ésta depende de ciertos factores condicionados por otros económicos). Con mayor inseguridad, podemos hablar de la celebración Fin de Carrera (y cumple de mi hermano) en Cerdeña con extensiones a Port Aventura Reus y/o Andorra. Finalmente, y pensado para la primera quincena de Julio, está la promesa de llevar a mi abuela al Vaticano (confirmándose poco a poco, pero con mayor rapidez y seguridad que el anterior viaje), con extensiones (dependiendo de mi novia) a Eslovenia … Ampliando dichas extensiones, o comenzando un viaje nuevo, hablamos ya de Croacia, pero para eso aún queda mucho. Como siempre, según vaya sabiendo nuevas cosas, os iré actualizando …

Actualización del espacio …


No me he recuperado aún del todo, pero dado que me quedaré el Puente de San Isidro en Madrid, y lo prometido es deuda, sacaré fuerzas para actualizar el espacio, con las últimas fotos, vídeos, relatos y guías de los recientes viajes. Por supuesto, sigo planeando bien lo de Mónaco, y como siempre, mirando otras ofertas para futuras posibles escapadas …

Recuperándome y preparando Mónaco …


Digo recuperándome por decir algo, porque la verdad, es que sigo econtrándome muy cansado y con dolores por todo el cuerpo; quizás sean las alergias … pero bueno, tras acabar las prácticas de Ingeniería, que tengo que entregar en un par de horas, me dispongo a planear la escapada a Mónaco que tendrá lugar el próximo fin de semana (después del Puente de San Isidro, claro), para ver el Gran Premio de Fórmula 1; Al final, también lo combinaremos con un breve recorrido por la costa italiana, Niza, y finalmente, Marsella. También he conseguido fuerzas para publicar los relatos de mis andanzas por Marruecos, algún vídeo nuevo, y alguna guía personalizada de los últimos viajes …

Volviendo a la rutina … (aunque por poco tiempo)


He conseguido salir vivo del viaje a Malta, y de la reciente escapada a Benidorm-Gandía; ahora, toca volver a la rutina (de hecho, ya estoy acabando las prácticas que tengo que entregar de Ingeniería), y cuesta, ya que aún no me he recuperado (no le he dado mucho tiempo al cuerpo) de la infernal gripe que me atacó una semana antes de irme a Malta; en lo que tampoco me he recuperado (he ido a peor), es en el campo económico, y de hecho, peligran algunas partes o incluso viajes enteros. Mi preocupación ahora, es sacar adelante el de Mónaco, en el que está todo reservado y pagado excepto uno de los hoteles.

En este Puente de San Isidro, que lo más probable es que lo pase en Madrid, aprovecharé para actualizar un poco el espacio, con los relatos de los últimos viajes, nuevas fotos, guías personalizadas y vídeos. Os contaré además, las posibles novedades que pueda haber con respecto a los siguientes viajes …